¿Te cuesta Ordenarte, Disciplinarte y Concretar tus Sueños?

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512059876894{margin-bottom: 0px !important;}”]

En muchas personas existe un conflicto total entre dos partes distintas de su ser. Una relajada, extremadamente optimista, indisciplinada, que quiere pasarlo bien y no le gustan las preocupaciones. La otra, negativa, estresada y culposa. Oscilamos poniéndonos un tiempo en el lugar de uno de estos personajes, para luego pasar al otro. Y así se nos pasa la vida, jugando de extremo a extremo, siendo muy flojos y después siendo muy culposos, quizás acelerándonos y estresándonos para compensar todo lo que no hemos hecho, para luego volver a caer en la flojera.

Generalmente este conflicto se siente con mayor fuerza en el área laboral o en los estudios. Teniendo relación con las situaciones donde hay que ponerse a trabajar, estudiar y disciplinarse. Este conflicto de cierta forma le impide a la persona ser capaz de ordenarse y tener una metodología clara en el día a día, una que le permita funcionar sin caer en los extremos.
Esta situación se suele deber porque en la carta astral de la persona, 2 planetas están en un manifiesto conflicto: Júpiter y Saturno.

El lado jupiteriano es manifiestamente optimista y confiado, tu lado expansivo. Tiene grandes sueños y le cuesta ver límites para sus deseos y aspiraciones. Es el que cree que cualquier cosa que me proponga se va a lograr en tiempo récord, sin dificultades y generalmente creyendo que el resultado va a ser extremadamente optimista. No le gusta disciplinarse, no ve la necesidad, porque en su exceso de optimismo y de confianza está seguro que toda va a resultar bien. Suele caer en la inactividad, quedándose flojeando cuando sabe que tiene que hacer cosas. Porque en el fondo lo que quiere es disfrutar la vida y sentir sólo libertad para sus deseos.

El lado saturnino es muy diferente. Suele ser más negativo y preocupado. Es tu parte responsable, la que te dice que cosas están bien y cuales están mal. Es la que se estresa y sufre cuando las cosas no resultan, es la voz que te presiona y te dice que hagas las cosas bien, cuando tu lo único que quieres es quedarte viendo televisión o en internet. Es la parte tuya que quiere concretar y obtener resultados tangibles en esta tierra. Es la parte que ve que muchas veces sin esfuerzo y disciplina no se van a lograr tener buenos resultados. También es culposa y te reta o castiga por no actuar como deberías.

Muchos de los que viven este conflicto interno, por lo general ya lo vivieron en la infancia de forma externa. ¿Quiénes interpretaban los personajes? Alguno de tus padres (o ambos) en un extremo, interpretando el personaje saturnino, que te obligaba y presionaba a estudiar y hacerte responsable. Y por el otro lado, tú con el personaje jupiteriano, no queriendo hacer lo que tus papás te decían y con ganas jugar o ver televisión, en vez de hacer las tareas.

Resulta que ahora eres un adulto, pero de cierta forma este conflicto infantil sigue estando dentro de ti. Tu lado saturnino actúa igual como actuaban tus padres, exigiéndote, presionándote y retándote. Y otra parte tuya sigue actuando de forma jupiteriana, como el niño flojo y rebelde.
Es hora de sanar este conflicto, porque ya nadie de afuera te está presionando y castigando. Ahora la motivación para lograr cosas no es externa, nace de una necesidad interna de lograr concretar y materializar tus sueños y aspiraciones en este mundo. Cuando Júpiter y Saturno se llevan bien, soy capaz de materializar mis sueños e inspiraciones.

Este conflicto de extremos es lo que en psicología Gestalt se suele llamar un “conflicto de polaridades”, cuando dos áreas de nuestro ser no se pueden integrar, lo que hace que caigamos en extremos (polaridades). Esto lleva un conflicto interno profundo, que la persona no suele poder resolver.

Pero por supuesto que las polaridades se pueden resolver, de hecho para eso están, para resolverlas e integrarlas en nuestro inconsciente.

Ahora les propongo un ejercicio para empezar a resolver esta polaridad saturnina – jupiteriana, recomiendo que se tomen por lo menos 90 minutos de tiempo para realizarlo.

Paso 1:

Ponte en el lugar de tu lado saturnino, esa parte tuya responsable, negativa, exigente y culposa. Y escribe en un papel todo lo que este personaje opina y siente por la parte jupiteriana (irresponsable, floja y excesivamente positiva). Que se libere y se desahogue completamente, hay libertad total de expresión y puedes usar las palabras y expresiones que quieras.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 2:

Ahora cambio de personaje. Ponte en el lugar de la parte jupiteriana, ese optimista, que se relaja y que quiere pasarlo bien. Escribe en un papel todo lo que opina y siente acerca de su parte saturnina (responsable, exigente, estresada y culposa) que no lo deja pasarla bien. Nuevamente hay total libertad de expresión, así que puedes decirle lo que quieras.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 3:

Volvemos a cambiar de personaje, vuelve a conectarte con tu lado saturnino (el preocupado y estresado). Primero lee las críticas que te hizo tu lado jupiteriano y fíjate en cómo te sientes al leerlas. Luego escribe en un papel respondiendo a las críticas hechas por la parte jupiteriana, de modo que el lado saturnino le explique con argumentos el por qué actúa de esa manera, qué es lo que quiere para ti y por qué se preocupa tanto. La respuesta es sin criticar a la otra parte, sino que con argumentos que defiendan su actuar y lo que quiere para ti.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 4:

Ahora volvemos a ponernos en el lugar del personaje de Júpiter (la parte relajada, optimista y floja). Deja que esta lea las críticas que le hizo tu lado saturnino, fíjate en cómo te sientes al leerla. Ahora respóndele, escribiéndole a la parte saturnina (estresada, negativa y preocupada), diciéndole el por qué actúa así, qué es lo que quiere para ti y por qué se relaja tanto. La respuesta es sin criticar a la otra parte, sino que con argumentos que defiendan su actuar y lo que quiere para ti.
Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 5:

Lee lo que escribiste en el paso 3 y 4. Fíjate si hay algo en común, si de alguna manera el lado saturnino y jupiteriano quieren o tienen algo que los una más allá de sus diferencias.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 6:

Ponte en el lugar de tu lado saturnino (el responsable y estresado). Y escribe en un papel, siendo lo más amable posible, qué le pedirías a tu parte jupiteriana para que no estresarte tanto. Qué cambio en el comportamiento o de actitudes del lado jupiteriano te gustaría ver. Pídele ayuda, siendo muy claro con tus peticiones.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 7:

Ahora ponte en el lugar de tu lado jupiteriano (el flojo y relajado). Y escribe en un papel, siendo lo más amable posible, que le pedirías a tu parte saturnina para que te permita disfrutar más de la vida y de los momentos. Qué cambio en el comportamiento o de actitudes del lado saturnino le gustaría ver. Pídele ayuda, siendo muy claro con tus peticiones.
Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 8:

Ponte en el lugar del lado saturnino y lee lo que pidió el lado jupiteriano en el punto anterior (7). ¿Puedes aceptar lo que te pide? ¿Todo o al menos una parte? Sí es así, escribe en un papel un compromiso de hacer lo que creas que puedas cumplir, aunque te implique un desafío.

Paso 9:

Ponte en el lugar del jupiteriano y lee lo que pidió el lado jupiteriano en el punto 6. ¿Puedes aceptar lo que te pide? ¿Todo o al menos una parte? Sí es así, escribe en un papel un compromiso de hacer lo que creas que puedas cumplir, aunque te implique un desafío.

Paso 10:

Cierra tus ojos, haz ejercicios de relajación haciéndote consciente de tu respiración, de tu inhalación y exhalación. Ahora imagina que frente a ti están parados los 2 personajes, el saturnino y jupiteriano, ve las diferencias entre ambos. Ya se han hecho los compromisos en papel. Fíjate si se pueden llevar bien ahora que tienen un acuerdo. Sí es así, pídeles que se den la mano o que se abracen.

¿Cómo te sientes al observar esto?

[/vc_column_text][vc_single_image image=”279″ img_size=”full”][mk_divider style=”padding_space”][/vc_column][/vc_row]

Actividades de Verano

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1511986435061{margin-bottom: 0px !important;}”]

El salir de clases, el dejar de ver a los compañeros y las vacaciones, son elementos que producen fuertes cambios en la rutina del niño. Todas las personas tenemos formas de diferentes de adaptarnos a los cambios. Quizás ya de adultos estamos acostumbrados a los ciclos de fiestas de finales de año, pero en los niños pequeños estas vivencias se viven con novedad.

Todos conocemos cuál es nuestro signo del zodiaco, este es el signo en el que se encuentra el Sol en la carta natal. El Sol tiene una importancia fundamental en los adultos y en los niños mayores de 5 años que comienzan a construir un sentido de identidad personal. Pero en los niños menores, el planeta más importante es la Luna.

Desde la visión de la Astrología Psicológica, todos tenemos formas diferentes de adaptarnos a los cambios. En los niños pequeños estos cambios se relacionan con su visión de la seguridad emocional y está ligada con el signo en el que se encuentre su Luna de nacimiento.

Si esta Luna se encuentra en signos de elemento Tierra o Agua, los niños no se adaptarán tan fácilmente a los cambios, de hecho, puede ser que los alteren o le produzcan ansiedad.

Los niños con Luna en signos Tierra se encuentran cómodos con la rutina y los cambios repentinos los pueden desconcertar. Les da seguridad lo conocido y establecido. Tienen una resistencia natural al cambio, porque este implica una situación nueva, que puede ser potencialmente peligrosa y desestabilizante. A ellos hay que explicarles con anterioridad lo que va a ocurrir a final de año y lo que se viene para el próximo. Si se los va a llevar de vacaciones, es recomendable que lleven juguetes u objetos materiales que le dan seguridad emocional.

Les van a atraer las actividades de verano prácticas, donde vean resultados de forma concreta y tangible. Ellos necesitan percibir con sus sentidos la realidad, de manera de sentirse tranquilos. Actividades como cursos de cocina infantil, arte, trabajar con las plantas y jardines.

Si la luna se encuentra en un signo de Agua, el cambio también puede causar problemas, pero principalmente en lo relacionado al mundo emocional. Puede ser que estos niños extrañen a sus compañeros o a las educadoras de los jardines, pues tienden a crear vínculos emocionales más profundos y cualquier corte en estos vínculos les produce ansiedad y tristeza. Son niños más sensibles, por lo tanto el mayor remedio que se les puede dar ante estos cambios es entregarles mucho amor y comprensión.

Para el verano las principales actividades que les van a interesar son las relacionadas con expresar su creatividad (arte, música, etc.) y dejar volar su imaginación, esto les va permitir conectarse y expresar sus intensas emociones de mejor forma. También interactuar con animales es algo que les hace muy bien.

La situación cambia si los niños tienen su Luna en los elementos Fuego y Aire. En general estos niños se van a tender a divertir ante la novedad, pues el cambio, la acción y las experiencias nuevas son justamente las que les producen seguridad emocional. Es recomendable que estos niños realicen bastantes actividades en el verano.

Si son niños con Luna en signos de Fuego, son recomendables actividades deportivas y de aventuras, donde puedan canalizar la gran energía que suelen tener. Si el niño tiene Luna en Leo, nada mejor que un buen taller teatral para sentirse el rey del escenario y expresar su gran capacidad artística.

Si su Luna está en el elemento Aire, estos niños disfrutarán especialmente actividades de aprendizaje, donde su profunda curiosidad pueda ser satisfecha. Llevelos a museos como el MIM, de Ciencias Naturales, Planetario, etc. También leales cuentos y narreles historias, nada mejor para echar a correr su inquieta mente.

[/vc_column_text][vc_single_image img_size=”700×300″][mk_divider style=”padding_space”][mk_fancy_title color=”#000000″ size=”18″ font_weight=”600″ font_family=”none” align=”center”]Consejos para el Desarrollo Sano:
[/mk_fancy_title][mk_custom_list]

  • Si hablan sin parar es un síntoma de nerviosismo emocional.
  • No saben manejar el mundo emocional, por lo tanto necesitan ayuda con esto. Es ideal enseñarles a sentir la emoción en el cuerpo, no llevarla al plano mental.
  • Invitarle a que exteriorice sus pensamientos, emociones y sentimientos con libertad y sin miedos, por ejemplo mediante dibujos o escribiendo de lo que le ocurre. Es ideal alguna técnica de liberación emocional para disminuir la tensión mental.
  • Animarle a que comparta sus preocupaciones y las exteriorice, en la búsqueda común de soluciones, así podrá relajar su tensión mental.
  • Cuando ya es hora de dormir o están cansados después de muchas horas de actividad mental, es importante hacer una transición a un ambiente calmo e insistirles en el descanso.
  • Pueden ser influenciables por los demás o que pregunten constantemente que deben hacer, dudando entre dos o más opciones. Ayudarlos a desarrollar una opinión clara y segura, que confíen en su intuición.

[/mk_custom_list][/vc_column][/vc_row]

Niños Estructurados e Hiper Responsables

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512060071157{margin-bottom: 0px !important;}”]

Existe cierto tipo de niños que tienen comportamientos muy diferentes a los que suelen tener la mayoría de los pequeños. Estos niños pueden ser más bien serios, responsables, muy críticos con ellos mismos, culposos, tímidos y estructurados. Incluso llegando en algunos casos a comportarse como adultos en miniatura.

En general su comportamiento es todo lo contrario de uno ingenuo, espontáneo y exploratorio. Que prueba y se equivoca.

En la estructura psicológica de estos niños es más importante y da más seguridad ser responsables, ser autosuficientes, tener orden, ser eficientes y tener comportamientos maduros. Por lo que actuar cómo niño es algo que se evita, pues en un nivel psicológico eso se ve como una amenaza.

Pueden sufrir de estrés y preocuparse por no hacer las cosas tan bien cómo su nivel de exigencia personal se los demanda.

También en muchos de estos niños vemos un gran miedo al cambio y como se ven afectados por cualquier alteración en su rutina o en su entorno.

¿Qué relación existe entre la familia y el comportamiento de estos niños?

Es muy común que el ambiente familiar sea exigente, donde se afectiviza mucho los comportamientos maduros y donde al niño no se le permite actuar como niño. También muchos padres se apoyan bastante en ellos, ya sea para las tareas de la casa o compartiendo responsabilidades en la crianza de los hermanos.

La tendencia natural de estos niños va a ser sentirse responsable y cumplir con todo lo que su familia espera de él, porque relaciona el amor con cumplir con las expectativas. “Se me quiere por lo que hago”.

Este tipo de niños suelen tener predominancia del elemento Tierra en su carta natal. Ya sea porque su signo de nacimiento o algún planeta están en algún signo de Tierra (Capricornio, Virgo o Tauro). La mejor forma de saberlo es realizando una consulta astrológica, para realizarla se necesita la hora de nacimiento, por lo que está hecha a la medida de la persona.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”239″ img_size=”700×300″ style=”vc_box_rounded”][mk_divider style=”padding_space”][mk_fancy_title color=”#000000″ size=”18″ font_weight=”600″ font_family=”none” align=”center”]Consejos para el Desarrollo Sano:
[/mk_fancy_title][mk_custom_list]

  • Los padres necesitan relajarse y ser prudentes y equilibrados con el niño a la hora de demandar resultados en aquello que realice y en las exigencias que se le piden.
  • No sólo afectivizar cuando el niño cumple con resultados o es responsable, si no que hacerlo también cuando el niño no hace nada. Haciéndole entender que lo aman incondicionalmente, no importando si logra o no logra objetivos.
  • No sobre apoyarse en ellos, por más cómodo que pueda ser para los padres.
  • Es importante enseñarles a darse espacio de descanso y recreación. No todo son obligaciones y responsabilidades. En su rutina diaria debe haber espacio para jugar y distraerse, haciendo cosas divertidas y no lo que su sentido de obligación les dice que debe hacer.
  • Jugar con ellos y que hagan actividades donde no sea importante tener las cosas bajo control u obtener resultados.
  • Juegos, deportes, campamentos, actividades en la naturaleza son importantes para que aprendan a gestionar sus miedos y preocupaciones.
  • En situaciones de cambio, explicarles con anticipación de la nueva situación y tratar de llevarles objetos familiares.

[/mk_custom_list][/vc_column][/vc_row]

Niños Sensibles y Distraídos

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512060056760{margin-bottom: 0px !important;}”]

Existen niños que se diferencian de los demás por su gran sensibilidad y timidez. Son niños hipersensibles, con mundos emocionales que captan con mayor intensidad lo que ocurre a su alrededor. Son como verdaderas esponjitas que absorben los conflictos al interior de la casa o en los ambientes donde suelen estar, viéndose fuertemente afectados por estos.

De cierta forma, estos niños realmente sienten dentro de sí lo que ocurre a su alrededor, teniendo una gran empatía natural. En algunos casos, esta empatía es tan fuerte que llegan a sentir el dolor de los demás (personas, animales o plantas) y se pueden sentir culpables por lo que pase a su alrededor.

La negatividad del ambiente la absorben y no tienen cómo distinguir qué es lo que nace desde ellos y qué es lo que nace desde afuera. Esta gran sensibilidad hace que muchas veces sean bastante introvertidos y temerosos. Incluso algunos cayendo en estados de pánico, quedándose paralizados del terror.

También es muy común que sean muy temerosos durante las noches, teniendo pesadillas y diciendo que sienten “cosas” que les dan susto. La verdad es que estos niños suelen sentir cosas que el resto de las personas no percibimos de manera común y que para los padres se les hace difícil de entender.

Suelen depender bastante de la familia, especialmente de la madre, de las que no les gusta alejarse. Algunos de estos niños se vuelven muy dependientes y caen en la manipulación emocional para impedir que sus padres los dejen solos o para que les den la atención que ellos sienten que necesitan.

En general estos niños sensibles tienen algo en común, suelen “volarse”. Su mecanismo de seguridad emocional clásico es recurrir a mundos internos de sensibilidad, creatividad y de imaginación, donde se sienten seguros. Están físicamente, pero en su mente están en otro lado. En los colegios no dan mayores problemas, pero si les cuesta concentrarse en las clases y parecen estar distraídos, como en otro mundo.

Su mecanismo de seguridad es refugiarse en estos mundos, por lo tanto, si están afectados emocionalmente o si hay conflicto en sus hogares, van a tener una mayor tendencia a estar distraídos. Si los padres o profesores los retan o los presionan, se logra el efecto contrario, pues se ven más afectados a nivel emocional y tienden a refugiarse de mayor forma en sus “mundos” seguros.

Son muy creativos y tienen grandes habilidades artísticas, ya sea en pintura, danza o música. Pero muchas veces no la desarrollan con todo su potencial, puedes suelen quedarse más tiempo en sus mundos emocionales que realizando las cosas en este mundo concreto.

Este tipo de niños suelen tener predominancia del elemento Agua en su carta natal. Ya sea porque su signo de nacimiento, la Luna o algún planeta están en algún signo de Agua (Cáncer, Escorpión y Piscis). La mejor forma de saberlo es realizando una consulta astrológica, para realizarla se necesita la hora de nacimiento, por lo que está hecha a la medida de la persona.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”262″ img_size=”full”][mk_divider style=”padding_space”][mk_fancy_title color=”#000000″ size=”18″ font_weight=”600″ font_family=”none” align=”center”]Consejos para el Desarrollo Sano:
[/mk_fancy_title][mk_custom_list]

  • Que se le escuche y que se le respete en el sentido de beatitud y sensibilidad que perciben en su vida interior. Especialmente si son niños varones, que no se burlen de él por ser sensible, pues se pueden volver más introvertidos y sufrir en silencio.
  • Si tiene problemas de concentración, por estar “volado” en clases, que no se le presione o se le rete. Acá la herramienta principal para ayudarlos a estar más presentes es la contención emocional y resolver los conflictos en el hogar que los puedan estar afectando.
  • Educarle en autonomía y autoestima, no hacerle imprescindible la presencia de los padres para desenvolverse en la vida. Hay que tener cuidado de no sobreprotegerlos demasiado o tendrán problemas para madurar emocionalmente por su dependencia.
  • Hacerle comprender que tiene el amor incondicional de los padres, no importa lo que haga o de. El amor no se da con la condición de pedir algo a cambio.
  • No utilizar con él ni permitirle utilizar el chantaje emocional como estrategia para conseguir cariño o cualquier otra finalidad.
  • Ayudarles a potenciar su poderoso lado artístico, creativo y sensible. Canalizar ese mundo imaginario hacia el exterior, realizando actividades creativas y artísticas.
  • Enseñar al niño a conciliar sus deseos con la realidad, que no siempre se puede conseguir lo que desea y que no por ello hay que caer en el desaliento recurriendo a sus mundos imaginarios.
  • Si sienten demasiado miedo o se paralizan, enseñarles a hacer ejercicios de respiración, de manera de hacer que la tensión salga del cuerpo. Concentrándose en la inhalación y exhalación.
  • Enseñarle que se es sensible y vulnerable a la respuesta emocional del mundo y que mucho de lo que siente no le pertenece, pero puede ayudar a los demás gracias a su especial sensibilidad.
  • Enseñar a gestionar lo que llega de fuera a través de sellados energéticos, como poner las manos en el plexo solar.

[/mk_custom_list][/vc_column][/vc_row]

Niños Hiper Activos y Temperamentales

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512060040804{margin-bottom: 0px !important;}”]

Acción, movimiento, estimulación, competencia, amor por la aventura, reacciones emocionales explosivas, son todas características de los niños con predominancia del elemento fuego.

Suelen tener grandes cantidades de energía, la cual les cuesta poder administrar, pasando a momentos de gran excitación, entusiasmo e hiperactividad. Para ellos es realmente difícil poder permanecer mucho tiempo es estados contemplativos y de tranquilidad, pues su naturaleza fundamental está ligada a la acción, tomar la iniciativa y el movimiento. Necesitan cambios constantes en la rutina y se pueden aburrir fácilmente.

A nivel emocional, el enojo suele llega rápido. La tolerancia a la frustración es baja, especialmente cuando no pueden hacer algo respecto a una situación. Tienden a discutirles a los padres, les molesta cuando se les critica por algo o no se les permite hacer lo que quieren. Y difícilmente se quedarán callados aceptando una situación que les parece injusta. Estas reacciones se producen porque para los signos fuegos, tener la razón, tomar sus propias decisiones, tener libertad e independencia, son características que están ligadas tanto con su seguridad emocional, como con su sentido de identidad.

Les cuesta mucho pasar desapercibidas, que no les presten atención inmediatamente y los traten como creen merecerse. Suelen llamar la atención, ya sea en el colegio o dentro de sus familias. Pueden tener altas capacidades de liderazgo, pero para que estás puedan ser potenciadas deben aprender a trabajar en equipo y no a hacer siempre lo que ellos quieren.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”265″ img_size=”700×300″][mk_divider style=”padding_space”][mk_fancy_title color=”#000000″ size=”18″ font_weight=”600″ font_family=”none” align=”center”]Consejos para el Desarrollo Sano:
[/mk_fancy_title][mk_custom_list]

  • Practicar deportes y juegos les permitan descargar sus grandes cantidades de energía.
  • También deportes donde se les enseñe a canalizar y gestionar energía de manera gradual y controlada: artes marciales, deportes de resistencia y deportes que requieran trabajar una técnica.
  • Aprender a enfocarse en las tareas importantes y dar prioridad. Que antes de pasar a la acción aprendan a detenerse al menos por unos segundos para pensar qué, cómo y para qué lo van a hacer.
  • Enseñarles técnicas para que aprendan a conectarse con las emociones, manejarles y expresarlas sanamente. Ejercicios de calma y respiración, como algún tipo de meditación o yoga infantil.
  • A la hora del estudio, para ellos esos mucho más difícil aprender quedándose quietos, su modalidad natural es aprender en movimiento. Sería ideal cambiar silla de estudio, por una pelota saltarina.
  • No sobre exigirlos o restringirlos más de lo necesario. Dándoles mayor libertad y espacio de movimiento.
  • Esta mayor libertad debe ir acompañada con la lección: “las acciones tienen consecuencias”, para que aprendan a hacerse responsables desde pequeños de sus actos.
  • Enseñarles que los demás tienen sus propios ritmos y que son sensibles a la forma en la que ellos los tratan. Que lo demás tienen emociones y son más sensibles que ellos.
  • Si les gusta mucho llamar la atención, es muy buena idea llevarlos a talleres de actuación o artísticos, para que desarrollen su gran creatividad.

[/mk_custom_list][/vc_column][/vc_row]

Niños Curiosos, Habladores y Dispersos

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512060025511{margin-bottom: 0px !important;}”]

Existen niños donde la comunicación, la curiosidad, los estímulos mentales y las relaciones con otros, se vuelven sus principales motores de vida. Si tienes uno de estos niños curiosos y dispersos, lo más probable es que estemos hablando de un niño con predominancia del elemento aire en su carta astral.

Para mucho de estos niños, su sensación de comodidad y seguridad emocional está relacionada con los estímulos mentales. Esto quiere decir que necesitan recibir, salir a buscar e intercambiar información, de manera de sentirse bien. Cuando esto no se produce, estos niños experimentan angustia. Es por esto que se les puede hacer tan difícil quedarse tranquilos o concentrarse en un mismo punto por mucho tiempo.

Suelen necesitar relaciones con otras personas y actividades sociales que les den una oportunidad de hablar e intercambiar ideas. En clases les puede gustar mucho conversar con sus compañeros y quedarse en silencio mucho rato es un verdadero reto.

Estos niños suelen ser bastante inteligentes, más rápidos para entender conceptos e ideas que el resto de los niños. Esto sumado a una fuerte necesidad de estímulos mentales, hace que tengan una fuerte tendencia a aburrirse en las clases y a desconcentrarse.

Es recomendable un ambiente educacional que se interesé en estimular al niño, con métodos dinámicos y que estimulen la creatividad y el intercambio de ideas. Las clases lentas y estructuras los tienden a aburrir y cuando esto ocurre, estos niños buscan estímulos. Por esto después son acusados de tener déficit atencional.

En general estos niños suelen tener una mala relación con las emociones. Les gusta entender y no sentir. Obviamente también caen en estados emocionales intensos, como llanto o pataletas, pero estos los agotan mucho.

Sus sistemas nerviosos suelen ser más sensibles y se ven muy afectados por lo que ocurre a su alrededor. Un niño de este tipo que sufre a nivel emocional, se puede cargar con estrés o nerviosismo mental. Esto puede hacer que se le haga más difícil concentrarse en el colegio, pues va a buscar más estímulos para calmar su angustia emocional.

Este tipo de niños suelen tener predominancia del elemento Aire en su carta natal. Ya sea porque su signo de nacimiento, la Luna o algún planeta están en algún signo de Aire (Géminis, Libra y Acuario). La mejor forma de saberlo es realizando una consulta astrológica, para realizarla se necesita la hora de nacimiento, por lo que está hecha a la medida de la persona.

Las esencias florales logran excelentes resultados a la hora de ayudarles a manejar su dispersión y su fuerte necesidad de estímulos. Ayudándoles a bajar el ritmo de su acelerado nivel mental, a ordenar de mejor forma las ideas y a ser más tolerantes con el aburrimiento.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”267″ img_size=”full”][mk_divider style=”padding_space”][mk_fancy_title color=”#000000″ size=”18″ font_weight=”600″ font_family=”none” align=”center”]Consejos para el Desarrollo Sano:
[/mk_fancy_title][mk_custom_list]

  • Si hablan sin parar es un síntoma de nerviosismo emocional.
  • No saben manejar el mundo emocional, por lo tanto necesitan ayuda con esto. Es ideal enseñarles a sentir la emoción en el cuerpo, no llevarla al plano mental.
  • Invitarle a que exteriorice sus pensamientos, emociones y sentimientos con libertad y sin miedos, por ejemplo mediante dibujos o escribiendo de lo que le ocurre. Es ideal alguna técnica de liberación emocional para disminuir la tensión mental.
  • Animarle a que comparta sus preocupaciones y las exteriorice, en la búsqueda común de soluciones, así podrá relajar su tensión mental.
  • Cuando ya es hora de dormir o están cansados después de muchas horas de actividad mental, es importante hacer una transición a un ambiente calmo e insistirles en el descanso.
  • Pueden ser influenciables por los demás o que pregunten constantemente que deben hacer, dudando entre dos o más opciones. Ayudarlos a desarrollar una opinión clara y segura, que confíen en su intuición.

[/mk_custom_list][/vc_column][/vc_row]

Actividades de Verano

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512060007154{margin-bottom: 0px !important;}”]

El salir de clases, el dejar de ver a los compañeros y las vacaciones, son elementos que producen fuertes cambios en la rutina del niño. Todas las personas tenemos formas de diferentes de adaptarnos a los cambios. Quizás ya de adultos estamos acostumbrados a los ciclos de fiestas de finales de año, pero en los niños pequeños estas vivencias se viven con novedad.

Todos conocemos cuál es nuestro signo del zodiaco, este es el signo en el que se encuentra el Sol en la carta natal. El Sol tiene una importancia fundamental en los adultos y en los niños mayores de 5 años que comienzan a construir un sentido de identidad personal. Pero en los niños menores, el planeta más importante es la Luna.

Desde la visión de la Astrología Psicológica, todos tenemos formas diferentes de adaptarnos a los cambios. En los niños pequeños estos cambios se relacionan con su visión de la seguridad emocional y está ligada con el signo en el que se encuentre su Luna de nacimiento.

Si esta Luna se encuentra en signos de elemento Tierra o Agua, los niños no se adaptarán tan fácilmente a los cambios, de hecho, puede ser que los alteren o le produzcan ansiedad.

Los niños con Luna en signos Tierra se encuentran cómodos con la rutina y los cambios repentinos los pueden desconcertar. Les da seguridad lo conocido y establecido. Tienen una resistencia natural al cambio, porque este implica una situación nueva, que puede ser potencialmente peligrosa y desestabilizante. A ellos hay que explicarles con anterioridad lo que va a ocurrir a final de año y lo que se viene para el próximo. Si se los va a llevar de vacaciones, es recomendable que lleven juguetes u objetos materiales que le dan seguridad emocional.

Les van a atraer las actividades de verano prácticas, donde vean resultados de forma concreta y tangible. Ellos necesitan percibir con sus sentidos la realidad, de manera de sentirse tranquilos. Actividades como cursos de cocina infantil, arte, trabajar con las plantas y jardines.

Si la luna se encuentra en un signo de Agua, el cambio también puede causar problemas, pero principalmente en lo relacionado al mundo emocional. Puede ser que estos niños extrañen a sus compañeros o a las educadoras de los jardines, pues tienden a crear vínculos emocionales más profundos y cualquier corte en estos vínculos les produce ansiedad y tristeza. Son niños más sensibles, por lo tanto el mayor remedio que se les puede dar ante estos cambios es entregarles mucho amor y comprensión.

Para el verano las principales actividades que les van a interesar son las relacionadas con expresar su creatividad (arte, música, etc.) y dejar volar su imaginación, esto les va permitir conectarse y expresar sus intensas emociones de mejor forma. También interactuar con animales es algo que les hace muy bien.

La situación cambia si los niños tienen su Luna en los elementos Fuego y Aire. En general estos niños se van a tender a divertir ante la novedad, pues el cambio, la acción y las experiencias nuevas son justamente las que les producen seguridad emocional. Es recomendable que estos niños realicen bastantes actividades en el verano.

Si son niños con Luna en signos de Fuego, son recomendables actividades deportivas y de aventuras, donde puedan canalizar la gran energía que suelen tener. Si el niño tiene Luna en Leo, nada mejor que un buen taller teatral para sentirse el rey del escenario y expresar su gran capacidad artística.

Si su Luna está en el elemento Aire, estos niños disfrutarán especialmente actividades de aprendizaje, donde su profunda curiosidad pueda ser satisfecha. Llevelos a museos como el MIM, de Ciencias Naturales, Planetario, etc. También leales cuentos y narreles historias, nada mejor para echar a correr su inquieta mente.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”270″ img_size=”full”][mk_divider style=”padding_space”][mk_fancy_title color=”#000000″ size=”18″ font_weight=”600″ font_family=”none” align=”center”]Consejos para el Desarrollo Sano:
[/mk_fancy_title][mk_custom_list]

  • Si hablan sin parar es un síntoma de nerviosismo emocional.
  • No saben manejar el mundo emocional, por lo tanto necesitan ayuda con esto. Es ideal enseñarles a sentir la emoción en el cuerpo, no llevarla al plano mental.
  • Invitarle a que exteriorice sus pensamientos, emociones y sentimientos con libertad y sin miedos, por ejemplo mediante dibujos o escribiendo de lo que le ocurre. Es ideal alguna técnica de liberación emocional para disminuir la tensión mental.
  • Animarle a que comparta sus preocupaciones y las exteriorice, en la búsqueda común de soluciones, así podrá relajar su tensión mental.
  • Cuando ya es hora de dormir o están cansados después de muchas horas de actividad mental, es importante hacer una transición a un ambiente calmo e insistirles en el descanso.
  • Pueden ser influenciables por los demás o que pregunten constantemente que deben hacer, dudando entre dos o más opciones. Ayudarlos a desarrollar una opinión clara y segura, que confíen en su intuición.

[/mk_custom_list][/vc_column][/vc_row]

Tienes entre 21 y 28 años y no soportas la realidad

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512059965071{margin-bottom: 0px !important;}”]

Hay algo que me llama la atención de la generación de jóvenes que tienen entre 21 y 28 años. Esta generación tiene una clara diferencia comparada con la mía (tengo 35 años), existe una clara tendencia en un grupo importante de ellos de querer estar fuera del sistema o rehuir y rechazar cualquier cosa que suene a estructura.

Vamos viendo con más detalle… existe una enorme cantidad de jóvenes que están en contra del sistema, que lo rechazan y quieren escapar de este o han escapado… no deja de sorprender como este grupo se ha vuelto bastante hippie y de cierta forma alejado de las estructuras más tradicionales.

Muchos no quieren trabajar, la mayoría sueña con vivir en el campo o en comunidades, imaginando, soñando y fantaseando de cómo debería ser el mundo y como todo se habría de resolver si el sistema cambiará.

Los temas esotéricos, chamánicos, energéticos les atraen y gustan bastante. Tanto que muchos quieren de hacer ese su mundo. Asistiendo o participando de un gran número de talleres de meditación, yoga, energía, trabajo con plantas, etc… Creyendo que su equilibrio se va a producir entre más experiencias e información tengan que los saque de la realidad de este planeta.

Tengo que decirles algo que seguramente no les va a gustar… ese no es el camino de equilibrio para ustedes, pero antes de empezar a defenderse, profundicemos un poco.

Esta generación, astrológicamente hablando tiene una característica interesante. Tienen una capacidad de conexión espiritual tremenda, una sensibilidad gigante, una enorme creatividad, una visión vanguardista, una rebeldía natural contra el sistema y una necesidad de romper con lo establecido.

Pero al mismo tiempo, tienen la obligación de plasmar dentro de esta realidad todo lo que expuse anteriormente. Está muy bien darse cuenta que el sistema no funciona y que nos va a llevar a la ruina a todos… pero está muy mal, darle la espalda a ese sistema y creer que mágicamente todo va a cambiar. Y esto está mal porque este comportamiento a la larga nos va a desilusionar.

Vuelvo a repetirlo, el trabajo para este grupo está en anclar su alta vibración energética a esta realidad y desde ahí comenzar a co-crear una nueva. Pero esto no se hace, pues se dedican en exceso a alimentar a sus chakras superiores: con exceso de espiritualidad, fantasías, conexiones, sueños, ideales, exceso de drogas, etc. No es necesario expandir más esa conexión, por lo que termina creando es un gran desequilibrio energético.
El cuerpo humano es un canal que va desde la coronilla a la planta de los pies. En el caso de alguien equilibrado y balanceado, las energías que están conectadas con los chakras superiores descienden a través del cuerpo hasta ser ancladas acá en la tierra mediante el 1° chakra, eso nos permite co-crear una realidad más conectada con las energías transpersonales y espirituales.

Pero esta generación en gran parte no cultiva y ordenan su chakra 1 o raíz. Me ha tocado ver una y otra vez jóvenes con una tremenda energía espiritual, pero que tienen completamente bloqueadas su conexión a tierra. Eso es como tener una cañería tapada, donde el agua no fluye…

Quieres saber algunos efectos de esto: fuertes desilusiones de la realidad, ver como lo que esperaste que iba a pasar no pasa, sensación de melancolía, rabia contra el sistema, sensación de no pertenencia o de no arraigo, un fuerte miedo y un factor importante, especialmente en esta generación… inseguridades tremendas de sus capacidades y su valor personal.

Probablemente muchos ven estos síntomas, pero los tratan de resolver tomando más cursos, o expandiéndose de alguna forma o huyendo de la realidad. Es decir, las soluciones lo único que hacen es agrandar el problema.

La realidad muchas veces no es linda, pero puede llegar a serlo. Y para poder contribuir a esta, primero hay que enfrentar cuales son mis miedos e inseguridades… y madurar, no cómo nos lo dicen nuestros padres, sino madurar y hacerme cargo del hecho de que la realidad que quiero la tengo que construir yo. Y para eso tengo que enfrentar lo que me da miedo de mi versus el sistema.

A veces preferimos escapar de una realidad compleja, antes que enfrentarnos con esta. Y esto le pasa a gran parte de esta generación… mejor huir que hacerme cargo y enfrentar mis propias inseguridades.

No estoy diciendo que mantengamos el sistema, todo lo contrario, si hay una generación que la puede cambiar son ustedes. Pero para hacerlo tienen que meterse en el sistema, en la realidad y ahí descargar su creatividad, libertad, sueños, fantasías, rebeldía, etc. Sólo así realmente podemos cambiar este sistema.

Trabajen sus relaciones dentro de su familia, sanen su raíz afectiva, trabajen fuertemente sus miedos e inseguridad y la sensación de no poder ser capaces.

Convierte esta realidad en el mundo que sueñas, en vez de quejarte y desilusionarte una vez más por la forma en que las cosas son.

Sí, es complejo. Sí, es una tarea que nadie quiere asumir… pero tanto se habla de la Era de Acuario y de los cambios. Bueno somos nosotros los actores de esos cambios y tenemos la responsabilidad de plasmarlo en la realidad.

Esa es la huella de esta generación, la responsabilidad de anclar acá lo espiritual y lo rebelde. No de esperar que otro lo haga, mientras me voy en mi volada y crítico el mundo.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”272″ img_size=”full”][mk_divider style=”padding_space”][/vc_column][/vc_row]

12 Consejos Astrológicos para ser feliz

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512059907261{margin-bottom: 0px !important;}”]

1- Salir al mundo a mostrar quién eres tú realmente, no a que te vean. Esto es un cambio de paradigma total. Implica actuar desde adentro hacia afuera y no al revés. No amoldarte a los demás, sino actuar desde tu corazón.

2- Todo lo material que tengas, tenlo porque lo usas y te da placer, si no te da placer, bótalo o regálalo. Es decir, no acumular objetos materiales que no uses, no tener para aparentar y no tener simplemente por tener. También gozar las cosas, porque muchas veces nos quedamos en tener y tener, los closets llenos, pero no usamos casi nada de lo que tenemos.

3- Todo lo que sabes comunícalo. Guardar tus conocimientos y aprendizajes, por timidez o por mezquindad, es algo que te aleja del camino a la felicidad y de descubrirte a ti mismo. El conocimiento es como una carrera de postas, pasa de una persona a otra. Si no lo compartes cortas el flujo.

4- Sana tu linaje, sana tu familia, sana las relaciones de tu núcleo. Como dicen las constelaciones familiares y la ancestrología de Pedro Engel, para tener relaciones sanas y ser feliz, hay que estar en paz con tu familia. Este es un paso fundamental, pues un árbol no puede crecer muy alto si no tienes raíces fuertes.

5- Descubre lo que más te gusta hacer y hazlo, no para que te vean, si no para alumbrarle el camino a los demás. Este es todo un tema, porque la mayoría de la gente ni siquiera sabe qué es lo que quiere hacer con su vida. Venimos a compartir a este mundo y nuestros dones son para ponerlos al servicio de los demás.

6- Haz las cosas que ames con disciplina. Si no tienes disciplina, no tienes amor por ti. Porque amar implica muchas veces renunciar a nuestra propia gratificación. Si no eres capaz de esforzarte por lo que te gusta hacer, entonces no lo amas realmente. El ser feliz también implica disciplina personal.

7- Las relaciones sanas de pareja implican permitirme ser y permitirle al otro ser. No controlar al otro para que actúe como yo quiero y tampoco permitirle al otro que me controle para que actué como él o ella quiera. Esto implica descubrir que es lo que realmente me importa y respetarlo. También que es lo que realmente le importa al otro y también respetarlo. No quedándome pegado defiendo puntos sin importancia. Lo importante está en el compartir con el otro.

8- Descubrirme a mí mismo, transformarme en lo que realmente soy. Esto implica ver lo que no me gusta de mí y aceptarlo. Ver mis patrones y mis comportamientos inconscientes y hacerme responsable de ellos, dejando de culpar a los otros.

9- Expandirme, salir de lo conocido, familiar y seguro. Si siempre me quedo en lo conocido, en lo aprendido, no me permito conocer cosas nuevas. Justamente en este explorar, voy abriéndome a nuevos puntos de vista y esto me permite descubrir quién soy realmente, que me inspira en la vida, más allá de lo conocido.

10- ¿Qué quiero dejar como huella en este mundo? Mi aporte a la sociedad, que contribución quiero hacer al mundo en el que vivo.

11- Compartir mis ideales y sueños con los demás. Únete a otros, forma equipos, trabaja con más personas para hacer un cambio en la sociedad.

12– Acércate a tu alma. Date tiempo para estar contigo mismo y busca la respuesta a las preguntas espirituales ¿Quién soy yo? ¿Qué hago acá? Deja tiempo para la espiritualidad en la vida, para la conexión interior. Esto te permitirá entender que todos somos parte de un mismo rompecabezas y todas las piezas son necesarias.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”277″ img_size=”700×300″][mk_divider style=”padding_space”][/vc_column][/vc_row]

La Era de Acuario

[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512059945319{margin-bottom: 0px !important;}”]

En la mentalidad espiritual de la era de acuario no hay cabida para las tendencias políticas, los partidos políticos, cualquier tipo de totalitarismo ya sea de derecha o izquierda es igual de nefasto. Defender cualquier tipo de tendencia del antiguo sistema es seguir en la mentalidad de la era anterior.

El principio fundamental que nos une debe ser el amor, el derecho de igualdad de oportunidades para todos, la defensa de la individualidad única de cada uno y de los derechos fundamentales de libertad que todos tenemos.

En lo económico no puede ser que un 1% de la población controle casi el 99% de los recursos y que haga lo que quiera con el país. Debe haber una redistribución de los recursos, mientras esto no ocurra vamos a seguir en un ambiente de odio, envidia y donde no va a existir nunca igualdad de oportunidades. Esto no es tendencia política, es simplemente sentido común.
El desarrollo debe ser sustentable con la ecología, el crecimiento constante año a año va a terminar acabando con los recursos del planeta. Por lo que el modelo actual debe cambiar, no se puede sacrificar la naturaleza en pos del crecimiento económico. Esto no es tendencia política, es simplemente sentido común y lo dicen los investigadores de vanguardia del planeta.

Y es el sentido común un eje central de la era de acuario. Pues acuario es un observador racional, que ve los sistemas y detecta rápidamente que es lo que falla y de forma justa toma las medidas para corregir. Por eso es que esta nueva era es fundamental, porque simplemente se trata de la era del sentido común, donde nos damos cuenta de que la única forma que no nos destruyamos, todos podamos ser felices, cada uno pueda vivir su individualidad y vivamos en armonía con el planeta es guiados desde el corazón.

10,000 años de historia antigua nos dejan claro que todos los sistemas antiguos no han traído mayor resultado. Es especialmente claro si vemos el siglo XX y vemos sus totalitarismos y finalmente la lucha entre el capitalismo y el marxismo, donde actualmente nos damos cuenta que ninguno de los modelos sirve y es sustentable en el tiempo.

Deja lo viejo, para darle espacio a lo nuevo. Libérate de lo que te transmitieron los mayores, son ideologías cargadas de pasión, que no han conducido a nada.

El amor es la única solución. Pero el primer paso es amarte a ti mismo, si no lo haces, jamás podrás amar al resto.

La era de acuario ya llegó, ábrete a recibirla, sin miedo.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”275″ img_size=”full”][mk_divider style=”padding_space”][/vc_column][/vc_row]